fbpx

Entrevista a Ana Virgina Escobar

En una entrevista exclusiva para Pollito Inglés, pudimos conversar con la famosa periodista, locutora y presentadora venezolana Ana Virginia Escobar. Esta talentosa mujer y maravillosa madre nos cuenta su opinión sobre la idea de emprender para lograr el equilibrio entre ambos roles, así como su caso particular con su bella hija Eugenia.

Ana Virginia escoba y eugenia
Ana Virginia y su pequeña Eugenia.

P: Cuéntanos un poco sobre tu hijos y tu rol de mamá

R: Tengo una hija de 8 años y siempre he querido tener otro, desde hace mucho tiempo, pero bueno, hasta ahora no me lo han permitido. Yo primero pensaba que estaba feliz siendo hija única y en los últimos tiempos me ha vuelto loca con el tema ‘mi hermanito’ ¿Sabes? Esa compañía porque se aburren un poco solos. Pero bueno, hasta ahora no ha sido posible.
Es una niña muy deseada, muy esperada y que nos ha hecho la vida muy feliz, me la ha cambiado por completo. Porque cuando tú no tienes hijos tu tiempo es entero para ti y para tus proyectos personales o familiares, es tuyo. Ahora yo lo tengo que hacer en función a Eugenia. Ahora todo tiene que ser en función a los tiempos de Eugenia, a las necesidades de Eugenia y además que el cuerpo me pide hacer las cosas en función a ella, tener tiempo para sus actividades.

 

P: ¿Sientes que a medida de que va creciendo exige un poco más de tiempo?

R: Claro, claro. Uno cree que a medida de que van creciendo estará más sola pero no, es más demandante todavía porque son tantas cosas de las que estar pendiente. Son cosas que ya van perfilando su personalidad, su desempeño en las distintas actividades que tiene.

 

P: ¿Crees que tu rol de mamá es fundamental en esa formación?

R: Es fundamental, fíjate, mi mamá es una de las personas que yo más admiro y de hecho es la que más admiro, pero mi mamá nunca tuvo esa presencia con nosotras. Somos tres hermanas pero ella trabajaba muchísimo entonces no podía estar.
Entonces almorzábamos con ella o llegaba en la tarde muy cansada. No teníamos esa mamá presente allí y yo sé que eso a ella le pegaba muchísimo, no poder estar con nosotras.
Yo me prometí no repetir eso con Eugenia. De hecho, cuando yo trabajaba con RCTV, era muy estresante y muy preocupante porque yo trabajaba de 10:00 am a 5:00 pm en un principio. Llegaba a la casa a las 6:00 pm ya para el final de la tarde para atenderla a ella en sus cositas. Luego tuve un horario en la noche y me martirizaba más porque en las mañana ella no estaba y yo no hacía nada y en las tardes y noches que es cuando necesito estar con ella no estoy. Entonces para mi es muy estresante eso.

 

P: ¿Hoy en día has logrado ese equilibrio que todas estamos buscando? Ya que a través de tu trabajo quizás no debas cumplir un horario dentro de una oficina. ¿Ese estilo se adapta más a ese rol?

R: Totalmente, yo sé que no es fácil. No todas las mamás lo pueden lograr. Ahorita me he metido en muchas más cosas y es como que uno está contaminado. No sé si me explico. Logré por un momento ese equilibrio perfecto y ya lo estoy perdiendo otra vez y ya estoy poniendo el foco como que no debo perderlo. Uno está como contaminado, como intoxicado y vas a lo mismo. Pero es importante darse cuenta. Ahora he asumido otros retos nuevos, distintos y quiero ver ahora hasta dónde lo puedo llevar sin que eso menoscabe mi atención a Eugenia, porque para mi lo prioritario es mi trabajo, mi rol profesional, pero también ella como persona que estoy formando.

 

P: ¿Recomendarías a otras mamás el emprendimiento como alternativa para lograr ese equilibrio?

R: Sí, a mi me encantaría tener eso que tienen esas mujeres, que las admiro a más no poder. Saber algo que yo pueda desarrollar por mi cuenta y meterme en ese camino del emprendimiento. Enfocarme en un modelo de negocios, en algo que yo sepa hacer en impulsar para que en algún momento sea el sustento para mi familia.

 

P: ¿Has diseñado una vida profesional de acuerdo a tu vida de mamá también?

R: Sí pero siempre dependo de otros, de un tercero. Es decir en la radio dependo de la programación, que se ajuste o no. En la lotería porque yo animo lotería los domingos, dependo de la lotería si quiere contratarme o no el año siguiente. Aunque manejo mi tiempo, siempre estoy dependiendo de un tercero. Y por eso yo admiro tanto a las mujeres que van a leer esta entrevista, que dicen cuáles son sus fortalezas y deciden hacer su propio negocio. Nunca es fácil, puedes tener cientos y miles de obstáculos pero cuando los vas superando vas viendo la satisfacción de tener un negocio propio.

 

P: A veces una madre puede agarrar más proyectos de los que se quería y de los que creían se podían manejar, ¿crees que es importante reflexionar constantemente sobre esto para enfocarse nuevamente?

R: Así es como me siento ahorita, siento que he tomado más retos de los que probablemente debo y puedo pero con la parte profesional es una espinita ahí que uno tiene. Es lograr buscar el equilibrio. Lo que pasa es que en las primeras de cambio te demanda mucho tiempo porque estás ajustándote a un nuevo proyecto, sea personal, es decir, que venga de ti y tu emprendimiento o estés con una empresa, con un tercero. Siempre esos primeros momentos de cambio son fuertes porque te estás ajustando a un nuevo equipo, a un nuevo modelo. Ese momento a mí me genera mucho estrés. Cuando estuve en RCTV era demasiado demandante y sentía que perdía tiempo para compartir con ella y eso yo no lo quiero repetir. Yo ya estoy clara de que eso no es prioritario para mi, perder el tiempo. Mi tiempo prioritario es con ella.

 

P: ¿Algún mensaje final que le quieras dar a las madres?

R: Yo sé que quienes van a leer esto o lo van a escuchar tienen esa espinita, si no han emprendido o están emprendiendo, tienen ese gusanito y están en esa búsqueda. Yo las animo a que lo hagan porque de verdad no deben dejar a un lado su parte profesional por atender a la familia porque eso también es importante. Yo tengo muchas amigas que no trabajan y tu sientes que de la boca para afuera están muy bien pero tu sientes que les falta algo. ¿Y qué pasa en unos años cuando los niños se van? Te quedaste criando muchachitos y después no hiciste más nada.
Ese tipo de emprendimientos que en un principio pueden ser fuertes luego te permiten tener tu profesión, tu desarrollo profesional, como mujer, como un ente integral y al mismo tiempo tu familia. Luego todo se va encausando. Pienso que uno tiene que ver el bosque completo y no una sola parcelita, hay que ver más allá, la foto completa, para ver que sí es posible sobrepasar esos obstáculos y lograr lo que uno quiere con compromiso.

 

¿Eres Madre Emprendedora?

¡Nos encantaría conocer tu experiencia! La publicaremos en nuestra plataforma y web y redes sociales.

Escríbenos a:

SoyMamaEmprendedora@pollitoingles.com

Publicado por Pollito Inglés

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.